16 jul. 2010

Olvídate de lo que ves, de lo que te dicen, de lo que haz llegado a creer
basado en previas experiencias o antiguas cicatrices... y enfócate.

De verdad enfócate.

Cuando todo esté calmo, las aguas apacibles, las nebulosas dispersas
y tu espíritu tranquilo...

En ese momento ¿qué sientes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario