21 nov. 2012

Después

Casi un año juntos. Después de desvestirnos incontables veces, de una y otra forma, de haber encendido mi habitación incontables veces, de habernos rebuscado. De tanto vernos brillar en la oscuridad, de contrmplar tus muertes fraccionarias en milésimas. De ver tus viajes a la luna, de provocarnos cortas epilepsias... Puedo decir con mi media sonrisa: nos hemos vuelto caníbales; tu carne me sigue siendo necesaria. Ya es un suero, una terapia, una dependencia; droga sine qua non.

Sucede que quiero más.

Te deseo a lo Dick Tracy. Exagerando colores, formas y expresiones. Asesinar tus límites, violar tus reglas, romper tus tabúes y aniquilar tus complejos, no me parece mala idea. Quiero desvestir tus conceptos, quiero amordazar tus frenos, quiero hacerte mia una y otra vez... Quiero prenderte al medio día como luciérnaga en frenesí.

Quiero que llegues con ojos abiertos, quiero que decidas, que experimentes, que te sientas nueva y para nada trillada, mujer! Quiero que ejerzas tu poder de elección en plena acción.

Quiero que tus experimentos me incluyan.

Al terminar, quiero que quede nada de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario